Trucos para maquillarse Nórtico, noticias en Palencia, Valladolid y Cantabria

noticias palencia turismo

clinica alvaro celada

Trucos para maquillarse

Aplicar la base de maquillaje no es algo fácil, para sacarle provecho hay que aplicarla bien, y esto permite que quede firme y con una bonita apariencia. Aplica la base de maquillaje, siempre con una esponja húmeda, porque esto permite que quede a un tono más parecido a tu piel.  Aplicarla con los dedos hace que se tapen los poros y cause problemas como los antiestéticos granitos, además de que aplicándolo con el dedo se puede estirar la piel y favorecer la aparición de las arrugas. Maquillarse se vuelve un arte con el transcurrir del tiempo y si eres de las que se maquillan habitualmente, también puedes cometer algunos errores al hacerlo que pueden solucionarse con unos fáciles consejos. No hace falta desmaquillarte y volver a empezar, a menos que estés ensayando nuevas formas de maquillaje, así que con estos consejos si ya has empezado puedes corregir algunos errorcitos. Las sombras, pueden dar problema si te quedan o muy claras o muy oscuras; para aclararla si ha quedado muy oscura aplica encima con un difuminador un poco de sombra del mismo color en tono más claro, pero si sucede lo contrario intensifica con un color más oscuro. Pero para evitarlo, aquí está el verdadero consejo: ten en cuenta el tono de tu piel para seleccionar las sombras; si eres rubia elije los tonos marrones y en colores cálidos celeste, rosa o verde agua y, en brillos, las nacaradas. Si eres morena, combina marrones, los grises y el negro, y en las tonalidades brillantes  aprovecha la tonalidad de tu piel para utilizar el dorado que te quedará ¡fantástico! No te maquilles bajo la luz artificial; si sales de noche, maquillate cuando aún esté claro, y nunca uses la luz fluorescente que cambia el color con que te ven. Para corregir el maquillaje si ya maquillada lloras o sudas, aplica una esponja empapada con la base que has usado y luego aplica polvos translúcidos en la zona del problema. Si la sombra te cae en las mejillas, aplica polvos sueltos con un palito de algodón retirando suavemente la sombra.  Se te ha arruinado la sombra con el rimmel: limpia con un algodón con desmaquillante. ¿útil o no? Para el maquillaje de labios, humedecer los labios antes de maquillarlos, aplica un poco de tu crema facial y retira el sobrante con una esponjita como las que se usan para retirar maquillaje. Luego aplica un poco de tu base de maquillaje sobre tus labios. Aplica una capa de polvos traslúcidos y retira el sobrante con una brocha que tendrás sin usar para otra cosa, y servirá para este único fin. Aplica ahora el delineador del mismo tono del creyón de labios; delinear bien con suavidad evitando que se corra fuera de los labios. En este punto es importante tener en cuenta este truco, porque no todo mundo maquilla con el delineador en la manera correcta: comenzando por el centro del labio superior y continuando hacia uno de los extremos; luego sigues de igual forma del otro lado del labio y terminas con el labio inferior. No lo hagas a lo loco, apoya la mano sobre la mesa y así puedes hacer un trazo suave y correcto. Con un pincel se aplica el labial con suaves trazos cortos hasta rellenar los labios por completo, luego retira el exceso de labial con papel tisú. Al maquillarnos debemos lograr además de una buena aplicación, el realce de nuestros mejores aspectos faciales y el disimulo de los que no sean tan favorables. Algunas veces el mejor maquillaje no funciona tan bien como quisiéramos porque no tenemos en cuenta en lo que respecta a los ojos que si los nuestros son pequeños no sólo necesitan ser maquillados, sino deben serlo con los tonos adecuados para que luzcan hermosos y más grandes. Hay que decirlo: unos ojos grandes conjuntan mejor que unos pequeños, aunque si este es tu caso, unos fáciles consejos te pueden ayudar. Los colores oscuros no favorecen en nada a los ojos pequeños, así que si te gusta maquillarlos escoge y usa siempre una paleta integrada por tonalidades pastel, beige y dorados.  Nunca, por mucho que te guste, uses colores como el negro tan presente en el maquillaje gótico porque éste y otros como el gris o el marrón achican el ojo. De las pestañas, maquilla únicamente las del lado de la esquina exterior y maquilla con la máscara apenas las interiores. Lo ideal sería aplicar máscara transparente para darles cuerpo a las interiores y maquillar las de las esquinas con negro intenso. Para usar un delineador, el marrón, al menos en esta parte del ojo, funciona bien. Aplica desde el centro del ojo hacia el exterior difuminándolo.  Los tonos beige y los dorados suaves te vienen bien. Las sombras en tono claro rosa o pasteles se aplican en el vértice interior y se va utilizando el mismo tono pero más oscuro hacia afuera. Un tono del dorado que tan bien funciona para agrandar los ojos se aplica en el centro y eso da la ilusión de un ojo más grande. A los ojos pequeños no debes añadirle labiales llamativos ni rubor con demasiado colorido; maquilla bien los ojos y opta por un rubor suave y un labial más discreto, eso permitirá que la atención de los demás se centre en tus ojos y el resto pase a ser secundario, te sorprenderías de ver lo bien que te verás.

Patrocina esta sección:

  • dan
  • sol
  • bod
  • el-brezo-restaurante
  • car
  • refapal

    Gestión y diseño Web bemood diseño web Palencia