Manos al natural Nórtico, noticias en Palencia, Valladolid y Cantabria

noticias palencia turismo

clinica alvaro celada

Manos al natural

MARIPI GADET CASTAÑO Junto con el rostro, las manos siempre están a la vista. Su aspecto muestra detalles muy significativos sobre nuestra persona. Revelan el cuidado o abandono al que están sometidas; dinamismo o falta de agilidad; movimientos refinados o toscos, en definitiva, aportan gran información al que las observa. Las manos se utilizan para saludar, acariciar, gesticular... El deterioro del rostro puede esconderse tras un excelente maquillaje y el estado del cabello bajo un gorro o un sombrero, pero en las manos queda, inexorablemente, registrado el paso de los años y las agresiones recibidas. La piel de la palma de la mano posee una estructura espesa y resistente, mientras que la del dorso tiene una epidermis fina y frágil que cuenta con escasas glándulas sebáceas y sudoríparas. Estas características fisiológicas explican su fragilidad. Con la edad la piel pierde elasticidad, disminuye la grasa hipodérmica, se relajan los tejidos y aparecen manchas oscuras. Si no reciben los cuidados necesarios tienden a secarse, presentar deshidratación y, como consecuencia, se vuelven ásperas, rugosas, y envejecen prematuramente. El cuidado de las manos es tan importante como el cuidado del rostro. Estas eternas sufridoras están permanentemente en contacto con numerosos agentes externos que se encargan de deteriorarlas. Inclemencias del tiempo, polvo, productos químicos, agentes irritantes, continuos lavados con jabones agresivos, adelgazamientos bruscos y un largo etcétera de factores influyen determinantemente en su aspecto. El sol las castiga incesantemente, ya que casi siempre son las únicas sobre las que nunca aplicamos protección solar, ni tratamiento post-solar. Con el paso del tiempo van haciendo acto de presencia las temidas manchas que envejecen el aspecto general de nuestra persona. No debemos olvidar que al igual que el rostro, las manos delatan nuestra edad. Prestándolas atención y mimándolas como se merecen podrás mantenerlas en perfectas condiciones. Para conservarlas en forma puedes realizar una tabla de ejercicios diarios. Se verán beneficiadas si las ejercitas correctamente. Una simple pelota de goma, a la que has de apretar y posteriormente relajar la musculatura de tus manos, te ayudara en el empeño. Su cuidado afecta tanto a mujeres como a hombres. Hace algunos años se limitaba a la tradicional y rutinaria manicura. Los tiempos han cambiado y actualmente en los centros estéticos nos ofrecen gran variedad de servicios como tratamientos rejuvenecedores, aplicación de barros, baños de parafina, masajes de drenaje linfático, depilaciones, tinte de bello, baños de vapor, mascarillas vitalizantes, tratamientos naturales, uñas de porcelana, de gel, decoraciones de uñas, etc. La gama de cosméticos específicos para su cuidado es bastante amplia: desde esmaltes hasta juegos de limas y alicates, pasando por peeling y mascarillas específicas, cremas anti-manchas, cicatrizantes de grietas, endurecedores de uñas, pulidores, suavizantes de cutículas, sueros reparadores, mascarillas fortalecedoras de uñas, palitos de naranjo, pegamentos para uñas rotas,... entre otros muchos. El uso de cosmética natural es una opción cada día más en alza. Puedes aprovechar las magníficas propiedades cosméticas que ofrecen los aceites vegetales. Además de contener distintos porcentajes de ácidos grasos esenciales esconden importantes cantidades de vitaminas y principios activos, excelentes para el cuidado de las uñas y de las manos. Nutren, revitalizan y favorecen la hidratación, ya que ayudan a retener la humedad. Forman sobre la piel una especie de barrera impermeable que, además de proteger la epidermis de las agresiones externas, evita que la humedad se evapore, permitiendo la transpiración. Los hay ricos en antioxidantes, otros mejoran la elasticidad, algunos protegen ante las radiaciones solares, e incluso, ayudan a evitar las manchas. El  aceite de almendras es apreciado por su rápida absorción. Destaca por su alto contenido en ácidos grasos mono y polisaturados, vitaminas A, B1, B2, B6, E y fitoesteroles. Posee efecto hidratante, nutritivo y protector. Contribuye a mejorar la regeneración celular y flexibiliza la piel, dejándola suave. El aceite de aguacate contiene fitoesteroles y vitamina A, D y E. Rejuvenece, nutre, suaviza e hidrata la piel. También protege frente a las agresiones externas, aumentando la flexibilidad. Ayuda a reparar los estragos producidos por el sol. Es apropiado para cuando las manos estén secas, envejecidas y castigadas. El aceite de germen de trigo es hidratante, nutritivo, regenerador y protector contra los rayos solares. Es una fuente inigualable de ácidos grasos esenciales, provitamina A, lecitina, estearina y vitamina E. Sus propiedades antioxidantes ralentizan la acción de los radicales libres. Suaviza la piel y aumenta su elasticidad. El aceite de argán se extrae de la pepita del fruto de un árbol llamado Argania Espinosa, que crece principalmente en Marruecos. Su uso es habitual entre las mujeres beréberes. La virtud más apreciada es su capacidad de frenar la degeneración de los tejidos, por lo que es ingrediente de muchas fórmulas antienvejecimiento.

Patrocina esta sección:

  • dan
  • el-brezo-restaurante
  • bod
  • car
  • sol
  • refapal

    Gestión y diseño Web bemood diseño web Palencia