Villarramiel Nórtico, noticias en Palencia, Valladolid y Cantabria

noticias palencia turismo

clinica alvaro celada

Villarramiel

Villarramiel desde otro punto de vista


He vuelto a recorrer Villarramiel, esta vez con más detenimiento, y me reafirmo en la idea de que es una localidad con mucha personalidad. Sus anchas calles salpicadas de placitas en cruces sorprendentes jugando con la anarquía constructiva de otras épocas donde los pueblos crecían por generación espontánea ensanchando o anquilosando las vías que unían las iglesias con las ermitas más próximas, los arrabales que se iban incorporando al casco urbano, o las salidas radiales (en Villarramiel frecuentes) hacia las localidades más próximas, nos da impresión de un pueblo más sureño –manchego decía yo en anteriores ocasiones-. Con cierta personalidad también en sus construcciones entre las que predominan las de ladrillo viejo castellano salpicadas por las enfoscadas o pintadas en diversos colores y otras con ese ladrillo rojizo y pulido de tendencia modernista utilizado profusamente por el acreditado arquitecto palentino jerónimo Arroyo, como es el caso del excelente edificio antes hospital de San Blas y ahora residencia Doña Blasa (1910-1928) proyectado por éste, que derrocha escala, ornamentación y proporciones. Además de otros también de ladrillo más pálido, o con detalles ornamentales en las claves del arco de sus ventanas, una interesante forja en sus balcones, etc.
Y conviene destacar también algunas otras construcciones notables herencia de la burguesía de finales del XIX y principios del XX (ver la página Web de su ayuntamiento) -esa vivienda con mirador y naves adosadas simétricamente junto a la entrada de la calle … ; o la bella calle arbolada José Herrero Nieto, donde se concentran –con buen criterio- los edificios sociales de Villarramiel –la Casa de Cultura, el polideportivo y …-; la Plaza 2 de Mayo, la más céntrica y vital, también arbolada y con bancos, quiosco de música central,… y la fuente adyacente de “La Bartola”; los jardines y la cuidada ermita de Ntra. Sra. de las Angustias –patrona de la localidad- abierta y musicada; la embebida entre el caserío iglesia de Santa María, de recuperada torre mudéjar e interesantes dotaciones interiores. O la gran plaza donde conviven el no muy afortunado ayuntamiento, el monumento al fundador de la localidad allá por el año 995, Erramel Álvarez, y la parroquia de San Miguel del siglo XVI, proyectada por Ventura Rodríguez, de esbelta torre y singular y monumental fachada renacentista de Juan Sanz de Escalante, bajo arco fajón y sin apenas perspectiva para ser fotografiada;…
Y, cómo no, sorprende también la profusión de cartelería anunciando las múltiples empresas o negocios familiares tanto de curtidos –tenerías-, como de cecinas y embutidos por lo que es más conocida esta localidad terracampina, de origen eminentemente industrial, que no agrícola. Y la de sus numerosas peñas por doquier, que reflejan la importancia, singularidad y crédito de sus fiestas veraniegas de San Bartolo, en las que tanto los encierros a campo abierto con caballos como por sus calles, constituyen su plato fuerte.
Y, cerca y por una carretera asfaltada, merece la pena acercarse al Canal de Castilla que, ya en terrenos de Torremormojón pero más próximo a Villarramiel –a tan sólo 2,8 km-, nos ofrece un encantador y frondoso paisaje fluvial. Además de la proximidad (también cercana ya en el tiempo) de que llegue la recuperación como vía cicloturista del trazado del antiguo ferrocarril de vía estrecha proveniente de Palencia capital.
Pasee y viva Villarramiel. ¡Le sorprenderá!

Patrocina esta sección:

  • bod
  • sol
  • dan
  • car
  • el-brezo-restaurante
  • refapal

    Gestión y diseño Web bemood diseño web Palencia