Centro de Fisioterapia Castellano

Llámanos: 979 700 802

Cólicos del lactante: Método Rubio

Los cólicos del lactante definidos como el espasmo o contracción dolorosa del intestino son  una terrible pesadilla para muchos padres, pediatras y gastroenterólogos infantiles, por su difícil manejo y por generar mucha angustia.

Los cólicos suelen aparecer entre los quince días y los tres meses de vida, aproximadamente, aunque es posible en algunos casos que comiencen antes (1 semana de vida) o mucho después.

Realmente no se sabe a ciencia cierta lo que provoca estos cólicos, se presume que son consecuencia de la inmadurez de su aparato digestivo.

Cólicos del lactante: Método Rubio

El Método Rubio para los Cólicos del Lactante se realiza, como norma general, en dos sesiones: una primera elastificando la zona más externa y la segunda, entre 3 y 7 días después, sobre la zona profunda.

Las sesiones tienen una duración aproximada de entre 30 y 45 min cada una, debiendo realizarse siempre con el bebé relajado, obteniendo un resultado de mejoría o desaparición del síntoma en un porcentaje muy elevado de niños.

Este trabajo también mejora todas las funciones relacionadas con la alimentación, asimilación y eliminación de residuos en el bebe, consiguiendo además un aumento en su bienestar general al mejorar el tiempo de sueño y el descanso.

En resumen este trabajo armoniza, relaja y elastifica el intestino así como su sistema fascial, es decir, elastifica el contenido y el contenedor.

Para este trabajo utilizamos ligeras presiones escuchando y esperando la respuesta del cuerpo, desde la zona más superficial a la profunda penetrando por capas a medida que el cuerpo nos deja hasta conseguir la relajación del intestino.

Con El Método Rubio para los Cólicos del Lactante conseguimos de una manera natural una mejoría, tanto en la alimentación del niño, que realiza tomas más correctas y mantiene mejor el tiempo entre ellas, como en el tránsito intestinal y en la evacuación de las heces y los gases, una mayor facilidad en el eructo, y como efecto secundario, aumenta el bienestar general del bebé al aumentar la calidad y el tiempo de sueño.

En estas sesiones también prestaremos atención al reflejo de succión del bebé, que en ocasiones puede no ser correcto, también regularemos la movilidad del sistema craneosacro, pues del cráneo y del sacro emergen los nervios del sistema nervioso vegetativo que regularán el correcto funcionamiento de las vísceras abdominales y pélvicas.