Luis Gutiérrez, artista: "Un artista debe tener una mirada distinta de las cosas y de la vida” Nórtico, noticias en Palencia, Valladolid y Cantabria

noticias palencia turismo

¿Qué hacemos hoy?

Próximos Eventos – Agenda Provincial de Palencia

Agenda de la Diputación de Palencia
  • Romería de la Virgen de Valdesalce en Torquemada
    Cada año, el 21 de septiembre, se celebra la romería hasta la Ermita de Valdesalce llevando en procesión a la virgen, acompañada de los danzantes El día grande de las Fiestas de San Mateo es el 21 de Septiembre, cuando se realiza una romería en honor a la Virgen de Valdesalce, que tiene multitud de […]
  • III Certamen Nacional de Pintura Rápida del Brezo
    III Certamen Nacional de Pintura Rápida del Brezo en Santibáñez de la Peña 🔊 ESCUCHAR esta información - Accesibilidad

RSS de noticias de

clinica alvaro celada

Luis Gutiérrez, artista: "Un artista debe tener una mirada distinta de las cosas y de la vida”

“Entrar en el mercado del arte es cuestión de ‘pasta”, sentencia el palentino Luis Rodríguez (1941), quien exhibe hasta el 22 de noviembre en la Fundación Díaz Caneja de su ciudad natal su última exposición individual: ‘Manualidades’. Una muestra que define como “original y divertida”.   Casado, con dos hijos y dos nietos, este irónico, sutil y perfeccionista artista reconoce que nunca ha podido vivir del arte. “Siempre he tenido que trabajar en otras cosas”, matiza, pero asegura haber recibido el reconocimiento que anhelaba, el de su pequeño grupo de amigos y el de su familia. Su obra fluctúa entre la figuración y la abstracción y, según dice, va a la contra del arte actual; “yo siempre he sido un artista analógico”. Se considera un buen artista y le gustaría ser recordado como tal y como una buena persona.       JOSE ROJO  

 

Pregunta. Su dedicación artística fue tardía…

Respuesta. Mi padre era un gran filólogo y yo de pequeñito quería ser también filólogo. Sigo amando el lenguaje y las palabras con locura… Empecé a estudiar la carrera de Filología Francesa en Valladolid y, luego, me trasladé a Salamanca para continuar los estudios. Allí conocí a mi mujer y dejé la carrera en el último año porque decidí ser artista.

La gente que teníamos 20 años en 1960 seguramente hemos sido la última generación romántica; hacíamos las cosas por impulso o sentimientos. En ese año le dije a mi mujer que me interesaba ver la pintura que se hacía en Barcelona. Y allí nos fuimos los dos, con nuestros dos hijos pequeños y con una mano delante y otra detrás. P. ¿Allí recibió clases de pintura o es autodidacta? R. Artísticamente soy autodidacta en todo: en la pintura; en la ebanistería, disciplina en la que he diseñado muebles originales; en la restauración,…

En Barcelona mi mujer aprobó las oposiciones de maestra y empezó a dar clases en una escuela. Yo comencé a trabajar como traductor de textos en francés, pero pagaban una auténtica miseria y lo dejé. Afortunadamente, encontré durante un tiempo trabajo como enseñante de Lengua, Literatura, Plástica,… en la misma escuela donde trabajaba mi mujer. En esa época me dedicaba a la actividad artística fundamentalmente y cuando estábamos muy apretados económicamente, me buscaba un trabajo. Pero en los años 80 ya no se encontraba trabajo tan fácilmente. Entonces, nos planteamos volver a Palencia, pero a mi mujer no le daban el traslado porque tenía el certificado de catalán; había muy pocos maestros que lo tuvieran y no le dejaban escapar de Barcelona.

Yo me vine a Palencia y mi mujer tuvo que quedarse allí con nuestros hijos; así estuvimos viviendo durante 23 años.

En Palencia encontré trabajo como enseñante de ebanistería en la escuela-taller de la Catedral. En fin, una trayectoria muy variopinta… P. ¿De pequeño ya tenía habilidades pictóricas? R. Sí, sí, claro. Yo soy zurdo y normalmente los zurdos somos ambidiestros. De chaval, podía dibujar dos figuras a la vez con las dos manos. P. Con ‘Manualidades’ se despide ya del circuito expositivo… R. Sí. Me despido ya de las exposiciones individuales. Cuando recoja esta exposición, almacenaré las obras en un local que he alquilado. Ya me he cansado de preparar trabajo, de solicitar sala,…, del trámite burocrático. Esta exposición me ha llevado 34 meses prepararla. Soy muy perfeccionista; tengo un gran amor al trabajo bien hecho. Dedicarse al arte supone un gran esfuerzo económico que pocas veces se recupera. P. Pero no pone punto y final a la producción artística… R. No, no. Seguiré pintando. P. ¿Qué le incordia del mercado del arte? R. Hay dos parcelas completamente diferenciadas: la actividad artística y el mercado del arte. A veces coinciden…

Introducirte en el mercado del arte es fácil si tienes ‘pasta’ y haces un máster con un pintor reconocido. Entonces, entrar en el mercado del arte es cuestión de ‘pasta’. Esto ha sido siempre así.

Yo me considero un gran artista. No envidio a ninguno. Cada uno hace sus cosas. Yo podía estar exponiendo en Nueva York o en cualquier otro sitio, pero como no he tenido acceso a ese nivel del mercado del arte… P. ¿Y le hubiese gustado llegar a lo más alto? R. Me hubiera gustado ni tanto ni tan calvo. Ni me gusta llegar a la perfección de un artista anónimo ni haber llegado a lo más alto. Me hubiese conformado con haber podido viajar. P. ¿Cree que ya ha cumplido como artista? R. Sí, sí. P. ¿Y cree ha triunfado como tal? R. Por supuesto. Yo decidí ser artista, hacer lo que me gustaba y a ello me he dedicado. P. ¿Ha sido profeta en su tierra?, ¿ha recibido el reconocimiento que se merecía? R. Ni lo he pensado. Como explicábamos muy bien en una exposición que hicimos Fernando Zamora y yo: “Nos dedicamos a buscar perlas en los mares del Sur sin salir de casa”. Eso resume muy bien la actividad artística. No me lamento ni me quejo; no tengo ningún resquemor. El arte, desgraciadamente, es un actividad de minorías. No entiendo que en Palencia haya tanta gente que pinta y que no vaya a ver exposiciones. P. ¿Hacia dónde ha evolucionado su pintura? R. Me he movido en una especie de alambre entre la figuración y la abstracción. P. La exposición instalada en la Fundación Díaz Caneja tiene ciertas reminiscencias del arte povera… R. No sabría decirte; quizás… Yo utilizo objetos que ya en sí a mí me gustan mucho. No reciclo algo que no valía en algo que vale. Yo doy otro sentido a algo que para mí tiene valor. Esto del arte no hay quien lo entienda; nunca sabes por dónde vas a sacar el hilo de la madeja. El origen de esta exposición es que ya no puedo hacer marcos porque ya no tengo taller y si mando enmarcar como yo quiero, me cuesta una ‘pasta’. Entonces, hice unas cajas con paspartú y ahí encajé las piezas. Lo cierto es que tengo una altísima capacidad de concentración. Cuando me pongo al tajo, soy una máquina. No recuerdo cómo están hechas muchas de las piezas. P. ¿Los pinceles o sus manos le ayudan a exteriorizar el sutil sarcasmo que destilan algunas de sus creaciones R. Eso va conmigo. Conmigo va la manualidad exquisita, mi ideología, mi sentido del humor, mi ironía,… P. Pero siempre con mucha sutileza… R. Sí, a no ser que me provoquen. Si no me provocan, soy profundo pero suave. No pretendo meterme con nadie… o sí. Pero no me gusta el insulto. P. De toda su trayectoria, ¿la etapa actual es la que más le satisface? R. De todas las exposiciones que he montado, las dos que más me han gustado son las de la ‘Caneja’: la de ahora y la que hice en 2008 sobre la música. Soy un melómano empedernido, pero no sé solfeo y en esa exposición, titulada ‘Notas de colores’, auné mi actividad artística a mi amor por la música.

También hice una magnífica exposición de óleo sobre lienzo en Caja España en 2002.

En mis exposiciones individuales nunca he repetido material. P. ¿Qué atractivos tiene para el espectador la muestra que se exhibe ahora en la ‘Caneja’? R. Es una exposición muy original y divertida. Yo voy a la contra del arte que se hace ahora porque lo que predomina es lo digital y siempre he sido un artista analógico. P. ¿Qué espera de esta exposición? R. Ya he obtenido lo que esperaba, que era que viniera mi nieta a verla. Yo tengo un gran reconocimiento de un pequeño grupo de amigos y de mi familia, a quienes les encanta lo que hago. No necesito más.

Yo nunca he podido vivir del arte; siempre he tenido que trabajar en otras cosas. A mí me ha compensado mi trayectoria artística por aquellos momentos en los que, por ejemplo, he acabado una acuarela y he dicho: “¡Ole tus cojones 33!”.

También es muy gratificante revisar tu obra y descubrir obras maravillosas que hice hace tiempo. P. ¿No reniega de nada de lo que ha firmado? R. No, porque he roto el 60% de lo que he producido. No soporto contemplar el testimonio de un fracaso. He roto tantas acuarelas… Las acuarelas necesitan frescura. P. ¿Qué le inspira a Luis Rodríguez? R. La propia vida y cómo la vida me atraviesa a mí. Sin falsa modestia te diré que a mí lo que me sobra es imaginación. Ahí está la lucha artística: poner un granito de arena y que la propia obra te vaya dirigiendo los movimientos. Soy un poco el capataz de la obra. P. ¿Qué cualidades les son inherentes a un artista? R. Fundamentalmente, una mirada diferente sobre las cosas y sobre la vida. Un gran poeta da nombre a algo que ya existía pero que los demás no lo habían visto. Eso es el arte. El lenguaje va cambiando, pero el arte se nota que es arte porque es atemporal. Y a las obras de arte hay que juzgarlas con la perspectiva del tiempo. P. ¿Cuándo define una creación como obra de arte? R. Definir es muy difícil. Hay piezas de artesanía que son obras de arte, aunque el autor no haya pretendido hacer una obra de arte. La obra de arte es aquella que es capaz de transmitir algo que no puede transmitir lo que no es obra de arte. P. ¿De qué artista le encantaría poseer una obra? R. Me gustaría tener un cuadro del Equipo Crónica; es uno de los milagros de la expresión artística. Lo fundaron tres, pero uno lo dejó pronto y se quedaron Solbes y Valdés. Hacían una pintura de crítica, de crónica, pero utilizando fragmentos de cuadros ajenos de la historia del arte. También me gustaría tener una obra de Ràfols-Casamada. P. ¿Cómo le gustaría ser recordado? R. Como una persona buena. P. ¿Y artísticamente? R. Como un buen artista. En este mundo del arte, de tanta vanidad, no soporto al artista mediocre que va de figura.

 

 

Personalísimo

 

“No soporto la petulancia”

 

- Signo del horóscopo… Gran parte de los grandes artistas somos Piscis.

- Vicio confesable… Todos los que tengo.

- Película para recordar… ‘El maquinista de la General’, de Buster Keaton.

- Actor… Hay varios… Pero hay una actriz que me gusta por encima de las demás.

- Actriz… Ingrid Bergman.

- Animal… El caballo.

- Color… Nunca le preguntes a un pintor por un color… Yo amo por igual a todos los colores. Todos son amantes míos.

- Libro predilecto… ‘Las pequeñas memorias’, de Saramago.

- Coche que tiene… Ahora ya no tengo coche. Siempre he tenido coches viejos. ¡Qué ilusión me hubiera hecho haber tenido un coche con dirección asistida!

- En cuestión de cocina se muere por… Soy buen cocinero. Llevo cocinando 50 años. Dicen que me sale maravillosamente bien el bacalao al pil pil. Trabajo muy bien los arroces.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… Una sonata de Mozart.

- En su relación con las personas no soporta… La petulancia, el que pretende imponerse a los demás presumiendo la mediocridad, que es el ambicioso sin talento.

- Por el contrario, valora… La bondad.

- Siente envidia sana por… No existe envidia sana. Hay envidia a secas. Pero no, no envidio nada ni a nadie.

- Rasgo que le define… Eso lo tendrían que decir las personas que se relacionan conmigo. Pero creo que el humor y la lengua afilada.

- Su gran defecto… La intolerancia con determinadas personas, que normalmente está justificada. Mis enemigos son los que hacen daño a los demás; la gente insensible al dolor de los demás. Y como no soy cristiano, no perdono.

- Su mejor sueño… Ver a todos mis seres queridos haciendo una vida normal, sin dolor, alegres y contentos.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… La frente.

- Añora… A determinadas personas que ya no están. Aunque no las añoro realmente, porque siguen dentro de mí. También añoro un poco más de justicia en este mundo, que no caridad.

- Los sábados por la noche disfruta… Como los viernes o los jueves por la noche, escuchando música, leyendo o pintando alguna mona. Incluso, si se tercia de tarde en tarde, alguna relación sexual.

- El rincón favorito de su casa es… Mi estudio.

- De Palencia no aguanta… La mediocridad. La gente palentina es de buena pasta, pero hay mucho analfabeto y es muy conservadora. Pero adoro los cielos de Palencia; soy un profesional como observador de cielos.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… Gente de buena pasta, amable,…

 

Patrocina esta sección:

  • dan
  • bod
  • car
  • sol
  • el-brezo-restaurante
  • refapal

    Gestión y diseño Web bemood diseño web Palencia